Jugar en Otro Mundo

Jugar en Otro Mundo

[ Bajar Libro ]

Sobre el autor

Federico Cornali nació en Roque Pérez, provincia de Buenos Aires, el 27 de diciembre de 1984. Es periodista deportivo egresado de DeporTEA y Magister en Periodimo de la Univesidad Torcuato Di Tella.
Se inició profesionalmente en TyC Sports, en 2006. Continuó su carrera como Editor de Deportes para Terra Networks (EE.UU.); fue redactor del diario La Nación (hoy es colaborador de ese medio), y escribe para la Revista RPM, del Grupo Apertura, entre otras publicaciones de El Cronista Comercial. También edita el sitio deportivo para Yahoo! de Argentina. Jugar en Otro Mundo es su primer libro, en el cual logra unir dos de sus pasiones: la avidez de conocimientos por la geografía mundial y el fútbol.

El libro

Lo dice desde una solitaria habitación de hotel en Dacca Luciano Theiler: “En el fútbol es difícil predecir dónde vas a terminar. No me preguntes por méritos deportivos, lo mío es todo sacrificio. Locura tras locura, aventura tras aventura; hasta podría escribir un libro”. Como este defensor cordobés, que esquivó tiburones y murciélagos gigantes en Islas Maldivas, vivió entre hostilidades de guerra en Siria y se convirtió en héroe en la profunda pobreza de Bangladesh, todos los casos que esta publicación completan, son merecedores de un homenaje. Un primer paso es incluirlos aquí, en este volumen de historias tan desconocidas como atrapantes; tan lejanas como nuestras.
Hay un mercado B en el fútbol mundial –por qué no decir C- al cual van a parar todos aquellos jugadores que no son tocados por la varita mágica de los euros o los petrodólares. Soñadores empedernidos que firman contratos escritos en idiomas imposibles, con la esperanza de vivir de aquello que aman: pegarle al balón, aunque no sea en la cancha que anhelaron cuando eran chicos, sino en una en la cual los concurrentes gritan los goles de ambos equipos, ignorando las reglas de juego.
En Jugar en Otro Mundo los personajes son reales, pero viven cuentos oníricos. Desde llegar hasta Ghana para intentar formar parte de la selección de aquel país hasta ser los juguetes del heredero al trono del sultanato de Brunei, que mira los entrenamientos del equipo recostado en su diván. O estar de ilegal en un país desconocido, después de haberlo perdido todo. Ser víctima del tifus y la malaria en Indonesia y vivir para contarlo. Encontrarse con un presidente vestido de Pitufo y borracho, o sentirse indefenso bajo amenaza en un barrio oscuro de Panamá. Trotamundos sin remedio, kamikazes del mercado. Pase y lea.