Historia

Antecedentes de la editorial y sus responsables

Entre abril de 2001 y mayo de 2002, Ediciones Al Arco editó la revista del mismo nombre. Fueron 12 números de una publicación original, de alta calidad gráfica y periodística, que cosechó más prestigio que dinero y debió cerrar, justamente, por problemas económicos. Escribieron, entre otros, Eduardo Galeano, Fernando Niembro, Roberto Fontanarrosa, Enrique Macaya Márquez, Juan Pablo Varsky, Juan Sasturain, Gonzalo Bonadeo, Ezequiel Fernández Moores, Angel Cappa, Alejandro Fabbri, Víctor Hugo Morales, Daniel Arcucci (jefe de Deportes de La Nación) y Julio Marini (jefe de Deportes de Clarín), además de varios de los mejores periodistas deportivos del país y algunos de los más reconocidos especialistas de España, entre ellos Vicente Verdú (diario El País).

La idea, encarar el deporte desde un lugar más analítico, más descansado, se concretó a través de entrevistas con personajes propios (desde Juan Román Riquelme hasta José Pekerman) y ajenos (como Augusto Roa Bastos), investigaciones, historias desconocidas y un fuerte componente de opinión a través de las firmas más destacadas. Las repercusiones en el ambiente fueron increíbles.

El proyecto, independiente, sin apoyo empresarial más allá de ocasionales avisos, contó con la colaboración desinteresada de los autores de las notas y, luego, su solidaridad para permitir la difusión.

Fue una experiencia enriquecedora y sentó las bases para la creación del sello actual, Ediciones Al Arco, además de permitir el crecimiento profesional de sus responsables, Marcos González Cezer y Julio Boccalatte.

En Ediciones Al Arco,González Cezer y Boccalatte trabajan sobre la lectura y edición de los textos, realizan el seguimiento de pruebas en la imprenta, se encargan de la distribución a través de La Coop y, junto con los autores, manejan personalmente los contactos para la difusión de los libros en los medios. Cada título de los editados, gracias a la experiencia y trayectoria, ha gozado de una difusión inestimable en diarios nacionales, provinciales y regionales; programas de TV y radio; páginas de Internet y el resto de los canales habituales de propagación noticiosa.

Como antecedente literario, y junto con otros dos colegas (Mario Gee y Leandro Pérez), en 1998 escribieron, editaron y difundieron la biografía del futbolista Enzo Francescoli (Enzo, la historia de un Príncipe), que virtualmente agotó dos ediciones de 3.000 ejemplares cada una. Antes y después del inicio de Ediciones Al Arco, tuvieron ofertas para conducir colecciones de libros deportivos de otros sellos del mercado nacional.

No obstante, prefirieron apostar al crecimiento de Al Arco como camino para la edición de autores inéditos en literatura deportiva específica, siempre persiguiendo objetivos claros:

1) Promover y difundir la literatura deportiva y autores nóveles.
2) Posicionarse en el mercado con libros buenos y baratos.
3) Subordinar la publicación de los textos a su calidad literaria.
4) Trabajar cada libro con cuidado artesanal.
5) Consolidar su crecimiento y apalancar el ciclo de producción.
6) Consolidar la franja especializada en el mercado.
7) Permitir la incorporación de un nuevo público y, luego, trasladarlo a otros niveles de lectura.
8) Ampliar el fondo editorial con ensayos e investigaciones.