Cien Clásicos, Cien Historias

Cien Clásicos, Cien Historias

Como aperitivo de una nueva edición del partido Peñarol-Quilmes en la Liga Nacional de Básquetbol, la próxima semana se presentará “Cien Clásicos, Cien Historias”, un libro que a través de 100 anécdotas recupera las diferentes aristas que tuvo el tradicional enfrentamiento de los equipos marplatenses durante más de veinte temporadas en la máxima categoría. Como no podía ser de otra manera, el libro tendrá dos lanzamientos: uno en Kemer, Avenida Independencia 2664, como previa de la presentación de la camiseta y el plantel de Peñarol el lunes 7 a las 17.30; y otro en la sede del club Quilmes, Avenida Luro y Guido, el martes 8 a las 18.

“Cada clásico es una historia aparte”. La frase hecha de entrenadores y jugadores tiene su costado real. En cada Peñarol-Quilmes hay una historia que vale la pena ser contada, más allá del eventual ganador. El libro del periodista Ariel Greco rescata 100 historias, con anécdotas de jugadores, entrenadores, hinchas y periodistas, muchas de ellas inéditas, con las palabras de sus protagonistas. Son más de 20 años de una rivalidad que nació en los escritorios cuando Peñarol evitó con una moción que Quilmes llegara a la Liga Nacional, que lo obligó a esperar un par de años más para acceder a la elite y conformar el mejor y más popular clásico de la competencia.

La publicación, el último trabajo del sello Ediciones Al Arco, cuenta con la opinión en la contratapa de Oscar “Huevo” Sánchez y Sergio “Oveja” Hernández, los dos entrenadores de mayor predicamento en la historia del clásico. “Me encantó ser parte de un gran momento del básquetbol de Mar del Plata. Lo luché como si me fuera la vida para ganarlo e hice varias diabluras”, reconoce Sánchez, el DT que más clásicos que dirigió, con 36 partidos sentado en el banco de Quilmes. “Para plasmar en un libro, en la Liga Nacional hay pocas historias mejores que un Peñarol-Quilmes”, remarca Hernández, que comandó a Peñarol durante 23 cruces.

El prólogo del libro está a cargo de Marcelo Solari, un reconocido periodista marplatense que cubrió los clásicos desde su primera edición en 1991. Y además, cuenta con la opinión de Eduardo Dominé y Sebastián “Tato” Rodríguez, dos símbolos de Quilmes y Peñarol. “Yo era el diablo para Peñarol y, en la calle, me lo hacían sentir. Incluso, cinco años después de haberme ido, meseguían tomando como el clásico rival”, asegura Dominé. “Al clásico lo tomaba como una final. Si venía jugando bien, me enfocaba para mantener el nivel y tratar de romperla. Si llegaba bajo, lo planteaba como el punto de partida para la recuperación”, resalta Rodríguez.

A partir de la próxima semana, el libro estará a la venta en Mar del Plata en las tiendas deportivas de ambos clubes en sus respectivas sedes, en Santiago del Estero y Garay y en Luro y Guido, mientras que en Capital Federal ya se puede conseguir en el archivo de la escuela de periodismo Tea y DeporTea en Lavalle 2083, casi esquina Junín. Y sino, a través de la página www.facebook.com/cienclasicosmdp.libro.

Ariel Greco nació en Mar del Plata el 11 de septiembre de 1974. Cuando se dio cuenta de que podía vivir de lo que le gustaba, abandonó la carrera de ingeniería aeronáutica y se dedicó al periodismo. En 1998 ingresó a la sección Deportes de Página/12, donde en la actualidad es uno de sus editores, y a partir de 2003 comenzó a trabajar como docente de Taller en la escuela DeporTea. En 2006 cubrió el Mundial de Alemania como enviado especial del diario. Además, es autor de uno de los once cuentos de De Puntín, el primer libro de Ediciones Al Arco.